El aguacate (L: Rafael Pino, M: Rafael Pino / Edward Ramírez). Basado en la versión de Pajarillo de Yustardi Laza.

El Aguacate

Letra: El Aguacate

El cuento del Aguacate

No se asombre ni se asuste
Por lo que voy a contar.
De la misma vida real,
No es invento o disparate,
Es fábula pura y dura
De la férrea dictadura
Que se mandó el aguacate.

En un camión de verduras
Del cual no quiero acordarme,
Se armó un tremendo desastre,
- Mire, mi hermano -
Que ahora paso a relatarle.

Un buen día el aguacate,
Calladito pero astuto,
Pensó en decorar con luto
La paz de los vegetales.
Vendió un tropical mensaje,
Subliminal y encriptado,
Montonero y bien pensado,
Pa' conseguir la batuta
Como buen hijo de fruta,
Bicho y malintencionado.

Acoquinó a la parchita
Y convenció a la lechuga,
Al guacal de albaricoques,
- Amigo mío -
Le hizo operación tortuga.
Amenazó al coco frío,
- Oye mi tío -
Con que lo haría totuma.
Se cuadró con las naranjas,
Las fresas, las mandarinas
Y cuanta fruta cretina
Se creía su buche y pluma.

A la papaya lechosa
Lanzó de un escaparate,
Por criticar su estrategia,
Por necia y por caprichosa.
El malandro ese sabía
Lo que más le convenía
En su movida morbosa.

Del penoso fruticidio
Nadie hablaba ni entre dientes;
Las semillas, y el bagazo,
Escondió rápidamente.
Con la concha del cambur ,
Borró después cada huella
Y eliminó el expediente.

Convocó a una reunión
Y , a todos los asistentes,
Explicó su plan de ataque
- Oye, Mandrake -
Con el discurso siguiente:

“¡Quien conmigo no se ría
Será mejor que se vaya!,
Como le pasó al cambur ,
Como lo hizo la papaya.
Es momento de que sepan
Un racimo de verdades,
¡Se acabó lo que se daba,
Pues yo soy la ley ahora!
Yo, y mi turbo licuadora
De 15 velocidades,
Que hará meter en cintura
Cada fruta o vegetal,
Porque mi poder total
Se traduce en dictadura...

Terrorista y criminal.

“¡Resistencia organizada!”,
Gritó bajito el tomate
Y se escuchó en lontananza
“¡No tomate, no lo hagas
Que es un loco ese aguacate!”.
Las auyamas y patillas,
En un delirio tremendo
Y, entre tanto desconcierto,
Pedían una parrilla
Que lo hiciera guasacaca
- Oye, Caracas -
Y fin de la pesadilla.

Se reunieron en el peso
Todos los conspiradores.
Confabulando en secreto
Y germinando a escondidas
Cosecharon movimientos:
Partido Pro Guacamole
Y Ensalada Subversiva.

Se prendió un Parampán:
Contraofensiva frutal
Con batallón de avanzada.

Las vituallas desplegadas,
Perfectamente ordenadas,
Dieron un toque de queda:
Desgajaron mandarinas,
Filetearon a las fresas.

Los mamones, con destreza,
En tremendo operativo,
Le cerraron el camino
A los vivos y guisones
Cosechando pimentones,
Con gas pimienta y comino.

Y entre todo ese desastre,
Casi olvidando la pepa
Se escurría el aguacate.

El tomate gritó duro:
“¡Hay que atrapar a ese bicho,
No dejemos que se escape!”.

En un carrito e' mercado
Que controló apresurado
Quiso huir por la derecha.

Dicen que iba disfrazado
De guanábana sin púas
Y que se fue francesa.

Y en plena persecución,
A orillas de carretera,
Apareció la aviación.

Y esta última espinela
Remata el final del cuento
Y también de la canción.

Los mirones y curiosos,
- Oye, también los chismosos -
Narraban la misma historia,
Que quien se llenó de gloria
Fue un patriota misterioso.
Dulce, amarillo y sabroso
Llegó a cortarle el desplace:
Cayéndose de la mata,
Triunfando desde lo alto
Espaturró al aguacate
Burro e' mango kamikaze.

Video